LeBron James es el atleta más odiado de Estados Unidos; Nike lo presiona



El repudio de los aficionados al basquetbolista nace por los comentarios del jugador de Miami a los fanáticos que lo critican.

La guerra de los aficionados al básquetbol está declarada. Su frente es LeBron James y el motivo sería sus comentarios sobre los aficionados que se alegraron de que no haya ganado su primer campeonato de la NBA con Miami.

"Mis criticos amanecerán mañana tal como eran antes, con los mismos problemas personales que tenían y con su vida privada sin aspiraciones. Y yo seguiré con mi vida que quiero tener, siendo feliz y disfrutando con mi familia. Lo que la gente diga de mí no me importa", aseguró el alero de los Heat.

Nada más escuchar estos comentarios tras la derrota de Miami frente a los Mavericks, las páginas de las redes sociales, sitios de la Red como Twitter o Facebook se llenaron de miles de comentarios en contra de LeBron.

Y de sus palabras contra a las personas que han celebrado su fracaso insinuando que ellos son pobres y no tienen demasiados medios y futuro como él que es rico, hace lo que le gusta y su familia es feliz y afortunada.

"Es una rata que se ha olvidado de su pasado", escribió un usuario de Facebook sobre las palabras de The Choosen, el elegido.

Ayer The Daily Best, uno de los diarios electrónicos más leídos en Estados Unidos, le llamó "el atleta más odiado de América". La cadena NBC, la más vista aquí, dijo que "era el representante de la cultura del me, me, me". El yo por encima de todo.

Nike lo presiona para que sea campeón

LeBron James reculó en sus declaraciones y dijo que no es mejor que nadie en este mundo.

El único problema que sigue trayendo es quizá una carga millonaria del tamaño del globo terráqueo.

El delantero del Heat de Miami dijo ayer que no quiso meterse con nadie, tras perder la Final ante Dallas, le recordó a sus detractores que él seguiría su vida mientras ellos tendrían que lidiar con los mismos problemas.

'Al final del día yo seguiré con mi vida. Entonces, no digo que soy superior o mejor que nadie, que ningún hombre o mujer en este planeta. No lo soy', dijo James, de 26 años.

La realidad es que James, quien firmó un contrato por 100 millones de dolares por siete años en 2003 con Nike, le urge ser campeón.

Ha perdido ya dos Finales.

Previo al Juego 6 de la Final, una fuente reveló que había mucha presión sobre el jugador por parte de la marca deportiva.

'Gente de marketing de la NBA tiene información de que James tiene mucha presión de Nike, quienes necesitan que tire más y sea campeón, porque sólo así se venderían más sus tenis', informó la fuente a CANCHA.

Supuestamente James era presionado para mejorar sus cifras en puntos.

LeBron, quien además habría tenido problemas recientes con su novia -por una supuesta infidelidad de ella-, tiene otros patrocinadores en la misma situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada